10 errores que se pueden evitar

1. La percepción de las apuestas deportivas como fuente de ingresos

Este suele ser el mayor error de los jugadores novatos. Las apuestas pueden ser una hobby o un pasatiempo, pero no un trabajo. Incluso si eres muy bueno en los deportes, las apuestas no deberían ser más que un pasatiempo agradable y emocionante que implique algunos ingresos adicionales, nada más. 

Si te fijas como único objetivo vivir solamente de las apuestas podría resultar contraproducente, maximizando las emociones generadas por las pérdidas, y pudiendo llegar en los casos más extremos a generar deudas y a sumirte en una depresión.

No se puede tratar de ganar con todas las apuestas. Debemos pensar en ellas como un placer y un entretenimiento en lugar de centrarnos únicamente en las ganancias. Ganar debe ser una consecuencia positiva y emocionante de nuestro hobby, pero no la única.

2. El deseo de recuperar inmediatamente

Si has perdido la cantidad que puedes permitirte el lujo de perder podría decirse que tus apuestas por hoy ya han terminado. ¡No trates de recuperar lo perdido de forma inmediata! Si sigues este enfoque perderás rápidamente la concentración y buscarás apostar a todas las cuotas bajas. Es importante mantener la calma y no pensar en el futuro inmediato para continuar con tu sistema de apuestas y lograr recuperar las ganancias de forma gradual.

Es totalmente comprensible que a veces puede ser díficil resistir esta tentación, pero lamentablemente no hay otra alternativa ya que esta decisión no nos llevaría por el camino correcto. La primera norma es que puedes perder todo lo que puedes pagar, ni un euro más.

3. El desconocimiento de las reglas de las casas de apuestas

Es importante conocer las reglas de las casas de apuestas. Todas ellas ofrecen diferentes tipos de apuestas sobre partidos de múltiples deportes (resultado incluyendo prórroga, sin prórroga...), por lo que recomendamos leer sus términos y condiciones para no llevarnos ningún tipo de sorpresa a posteriori. No es imprescindible leerlo absolutamente todo, pero si echar un vistazo al menos a las normas sobre apuestas en los deportes a los que tienes pensado apostar. 

4. Apuestas combinadas con demasiados partidos

Es habitual para la mayoría de usuarios que se inician en el mundo de las apuestas tratar de combinar muchos favoritos con cuotas muy bajas. Es evidente que si miramos cada partido de forma individual parece que únicamente un milagro podría hacer que el gran favorito pierda, pero no debemos olvidar que esta impresión puede ser engañosa.

5. No prestar atención a las apuestas en directo.

Es importante tener mucho cuidado y prestar especial atención a las apuestas en directo, ya que suele ser frecuente en estos casos no analizar con la concentración necesaria la apuesta que vamos a realizar. Los partidos son muy largos y se producen muchos cambios a lo largo de ellos, por lo que recomendamos hacerlas sólo si estamos siguiendo el partido, siempre con cautela y siguiendo una estrategia previa.

6. Dejarse llevar por los colores

Por supuesto, las apuestas deben ser para divertirse y eso es lo que te aporta tu equipo favorito. Pero en ocasiones vale más la pena evaluar de forma objetiva nuestras apuestas: puedes y debes apostar por tu equipo favorito, pero sólo si tu opinión está bajo un análisis objetivo.

Trata de estar sereno y analiza la forma de juego y el estado de forma de tu equipo sin guiarte únicamente por el sentimentalismo.

7. Dejarte convencer por los sistemas infalibles

En internet hay muchas webs que hablan de estrategias para asegurar unas tasas de ingresos estables. Afirman que cualquier persona puede ganar al día grandes cantidades de dinero tras comprar su sistema. Las estrategias que describen no tienen mucho sentido y es probable que lo pierdas todo.

El sistema más fiable: Infórmate, analiza los partidos y crea tu propia estrategia, apostando siempre con concentración y cautela.

8. Partidos amañados

Es importante no fiarse de aquellos que “venden amaños“. Aunque no es algo habitual, claro que puede haber amaños de partidos en todo el mundo. Lo que casi imposible es que esa información se venda en internet a cualquier persona. Todo ese tipo de ofertas suelen ser un fraude, además de participar en un delito.

9. Apostar bajo los efectos del alcohol

Puedes hacer una apuesta y tomar una copa con los amigos en un bar viendo el partido. Pero lo que no puedes hacer es lo contrario. Es decir, las apuestas se deben hacer sobrio y al beber, es mejor no jugar. De lo contrario, la pérdida de concentración y de dinero están más que garantizados. 

10. Jugar con deudas

Si apuestas con deudas, estás ante un grave problema. Aunque a nadie le guste perder, siempre debes poner en riesgo sólo la cantidad que puedes permitirte el lujo de perder durante un tiempo sin que te ocasione ningún daño, y en ningún caso tratar de pedir dinero prestado para realizar más apuestas.

Previous: Bankroll: Qué es y gestión de bank Siguiente: Qué son las apuestas seguras o surebets