Qué hacer tras ganar mucho dinero apostando

Hemos ganado un montón de dinero apostando. Y, ahora, ¿qué?

Ganar a corto plazo

Si estás leyendo esto es porque seguramente has visto como tu cifra en las diferentes bookies donde andas metido no deja de subir. Felicidades: eres del ínfimo porcentaje de ganadores. Pero ahora toca analizar cómo lo has conseguido.

¿Es fruto de una apuesta loca que has hecho a principios de temporada apostado a qué jugador sería el que más cambios de look realizaría a lo largo del curso deportivo? Buen ojo apostando por el calvo que se rumoreaba que iba a pasar por Turquía.

Si tu perfil es este, disfruta la pasta, sácatela de las bookies y pégate unas buenas vacaciones: no eres ganador a largo plazo y eso que has ganado hoy vas a perderlo si sigues apostando en ese plan.

Ten cuidado con Hacienda, eso sí, asegúrate de declararlo bien y ya está, no tienes que hacer demasiado más.

Ganar a largo plazo

¿Estás siguiendo una metodología estricta, consciente y planificada? Felicidades, estás consiguiendo aumentar tu bank.

¿Que qué debes hacer ahora? Actualizar tu stake. Si has demostrado que eres capaz de ganar en el largo plazo (largo plazo son 5 años como mínimo, no pensemos que una temporada es largo plazo), gozas de una buena posición desde la que poder incrementar tu monto a invertir y poder rotarlo con mayor facilidad (y menor preocupación). Así, tus beneficios podrán ser más elevados en el futuro.

Si has llegado a este punto, te habrás dado cuenta de que ganar no es nada fácil: las bookies están contra ti limitándote, Hacienda está contra ti queriendo sablarte por lo que ganas,…

Quizá una buena asesoría fiscal que te informe de la mejor manera de declarar tus ingresos anuales pueda ser una buena idea, porque son temas delicados que cada año cambian y es posible que nos quedemos fuera de la Ley en algún momento, con el consiguiente castigo por parte de la Administración.

Ahora bien, aunque hayas ganado hasta la fecha, ya sabrás que resultados anteriores no predicen patrones posteriores, por lo que no hay correlación entre lo que te ha sucedido hasta la fecha con lo que puede venir a continuación. El azar siempre está y estará presente en las apuestas deportivas.

Procura mantener la cabeza fría sin dejar de aprovechar tu buen ojo clínico para las apuestas. No te vuelvas loco. No cambies drásticamente tu metodología. Antes te recomendaba aumentar tu stake para sacar más beneficio, pero existe la posibilidad de que jugar con ciertas cantidades te haga sentir incómodo: no pasa nada. Mantente donde estabas. Lo importante sobre todo es que controles tus emociones y no empiece a ser psicológicamente agotador para ti.

Retirarse y difrutar

Otra opción que puedes tomar si has conseguido hacerte con la suficiente cantidad de dinero es retirar por completo todo lo invertido en un principio, quedándote sólo con beneficios. Siempre decimos que es importante jugar con un dinero que te puedes permitir perder, por lo que si retiras toda tu inversión inicial y pasas a jugar sólo con los beneficios, no estarás arriesgando dinero que te sea imprescindible.

Como ves, haber ganado una buena cantidad de dinero apostando en eventos deportivos no es el final del camino, sino un punto intermedio de este. Se te abren muchos caminos posibles, todos válidos. Y sólo tu punto de vista sobre la circunstancia que atraviesas es lo importante.

Sin embargo, hagas lo que hagas, decidas lo que decidas, ten siempre presente que desde la legalidad es la mejor forma de mover dinero. Evitarte problemas con la Hacienda española es tan sencillo como asesorarse correctamente para hacer las cosas bien.

Previous: Los algoritmos de las casas de apuestas Siguiente: 3 errores que debes evitar cuando apuestas en directo