Agüero: el delantero eterno

Suele ocurrir que la gente recibe piropos por sus méritos en la vida cuando fallece. Parece una ley no escrita. Existen artistas, por ejemplo, que no son considerados leyendas hasta que les llega el momento de su fallecimiento. Entonces sí. Entonces entran en un Hall de la Fama artístico y su figura se eleva a los más prestigiosos de los altares. En muchos ámbitos ocurre, no sólo música. En términos populares, en contextos más sociales, ocurre algo similar. No se valoran las cosas, ni las personas, hasta que se pierden, hasta que desaparecen.


5c61578903957_1549883273.jpg


Hablemos de Sergio Agüero. El 'Kun' Agüero, para muchos. El delantero argentino del Manchester City ha encontrado en Inglaterra el rincón perfecto para su hábitat natural. En Manchester, más concretamente. Allí, en las islas británicas, se asentó en el verano de 2011 dejando atrás una fructífera etapa en el Atlético de Madrid que fue acompañada, además, de multitud de rumores que le relacionaban con el Real Madrid. De hecho, se aseguraba que su fichaje por el equipo inglés era un mérito trámite que actuaría de factor intermedio para verle de blanco 1-2 años después. 8 temporadas después muchos todavía esperan esa oficialidad que, evidentemente, no ha llegado.

Agüero es historia viva del Manchester City. El delantero albiceleste es el máximo goleador histórico del club de Manchester desde hace un tiempo y sus cifras son excelentísimas. Es decir, siendo el máximo goleador, se trata de una leyenda. Una leyenda viva que rompe el contexto y la precisión de la ley no escrita en la que debes fallecer para ser reconocido. Siempre que cualquier aficionado de los Sky Blues ven un gol de Agüero, o le ven simplemente, saben que están ante el máximo goleador de todos los tiempos en el club de sus amores. El día de mañana se hablará de él como aquel delantero sudamericano que brillaba con luz propia y serán otros los que trabajen semana tras semana para batir un registro histórico que luce en tonos dorados con el nombre de Sergio Agüero.

Y sus cifras no parecen fruto de la casualidad. El fin de semana pasado, un nuevo ejemplo. El delantero que aparece en las grandes citas. El jugador que nunca se borra, que se recupera de lesiones, una tras otra, y mantiene la esencia goleadora que le ha permitido ser considerado The Best en la casa azul de Manchester. Frente al Chelsea, con los suyos jugándose el título, Agüero volvió a aparecer y lo hizo de forma rotunda, excelente, como él sólo sabe hacer en este tipo de partidos.

Hat-trick de Agüero. Uno más. Uno más a una trayectoria deportiva que a nivel de clubes se magnifica semana a semana, pese a que ya no tenga a nadie por delante, pese a que sea el máximo goleador. Incluso pese a que no tenga que demostrar nada a nadie. Tiene un olfato goleador eterno, inagotable. Un talento innato del que no tiene fin, del que siempre sabe qué hacer en el momento perfecto, en el lugar adecuado.


5c61579451ea6_1549883284.jpeg


Es incansable, inagotable, con una cadencia regular, con un latido goleador constante. Ídolo absoluto del Etihad Stadium, y no es para menos. Una temporada más, un año más. De nuevo entre los máximos goleadores de la Premier League. Sus 3 goles contra el sorprendente (para mal) Chelsea le colocan con 17 goles en lo más alto del Golden Foot. El máximo goleador histórico del Manchester City siendo el máximo goleador del equipo una temporada más para liderar la tabla de goleadores en el fútbol inglés. Un número 1 capaz de abarcar toda aquella tabla goleadora en la que esté inscrito.

Una leyenda viva que sigue escribiendo páginas sólidas en fuentes doradas. El delantero del que hablarán el día de mañana. El atacante que llegó a Europa siendo un niño, que maduró en Madrid y que se consagró a nivel mundial en las frías calles de Manchester. El incansable jugador que enamoró a conocidos y extraños, que desesperó a defensas rivales, que hizo llorar de alegría a jóvenes y mayores aquella histórica tarde ante el QPR. El chico de olfato goleador infinito.-- 


Artículo realizado por Esteban Gómez (@mirondo9)