Revelaciones y decepciones Mundial de Rusia 2018 (Volumen III)

Revelaciones

thumb_5b3698c0488e1_1530304704.jpg


Uruguay: no es una revelación realmente, pero sí la confirmación de que han venido jugando con el freno de mano echado. El partido contra Rusia nos demostró que La Celeste no es tan poquita cosa como parecía en los dos encuentros previos. Ojito con los charrúas, que no le pondrán las cosas fáciles a Portugal.


Croacia: ya me duele ponerla como revelación porque algunos venimos avisando desde hace tiempo, pero Croacia está en octavos y haciendo, posiblemente, el mejor fútbol de las 32 selecciones. Las cábalas auguran un España-Croacia en cuartos y puede ser un grandísimo partido, muy difícil para nosotros. Más, no se puede avisar ya.


Suecia: muchos no confiaban en los Hijos del Norte cuando encuadraron con México y Alemania y ahí están, primeros y habiendo perdido sólo 1 partidos, en el último minuto y habiéndoles robado un penalti clarísimo. Esta selección dejó a Italia a 0 durante 180 minutos, algo tendrán aunque la gente siga viéndoles como una Cenicienta, ¿no? La contundente victoria sobre México es falsa, pues no fue partido de 0-3, pero la realidad es que fueron mejores que la tri y merecida clasificación para los suecos.


Brasil: llamar a Brasil “revelación” es casi ofensivo, pero realmente visto el Mundial que llevamos, lo son. 2 golitos, sufrimiento, poco toque, mucha pólvora y un Neymar que intenta afinar pero no puede todavía. Coutinho se ha echado el equipo a la espalda y la verdad que le queda muy bien. No juegan bonito, pero ganan. Y eso es lo que cuenta al final del partido.
 

Decepciones

thumb_5b369853a1171_1530304595.jpg


Rusia: contra Uruguay demostraron dónde están realmente. Un equipo que no había ganado ni un solo partido el año previo a disputar el Mundial no puede ser considerado “favorito” a nada. No son una banda, pero la de tumbos que ha dado con la alineación hasta llegar aquí hace que cada partido sea una incógnita en cuanto a rendimiento. España se medirá contra ellos y no diré que lo tenemos fácil, pero no es Uruguay.


Portugal: ya Irán a nosotros nos lo puso complicado, pero es que a Portugal casi les echan del Mundial. Nunca estuvo cómoda la selección de Cristiano, que llegó a fallar un penalti incluso. El golazo de Quaresma les sirvió de renta para resistir el penalti que sí anotó el conjunto asiático y que casi no les vale para pasar de haber entrado el tiro en el último minuto. Nervios en Portugal, que se medirán a una Uruguay que parece haber despertado.


España: somos un meme. Empezando por una dirección técnica que no sabe conformar una alineación con los 11 mejores, ni hacer cambios ni sustituciones. Un portero que no para, una defensa que está en Babia, un centro del campo que no genera peligro… es todo lamentable. Da la sensación de que o ganamos el Mundial roVARndo o nos echa a la calle la primera que nos pille.


Francia: esperpéntico el partido que hemos vivido entre franceses y daneses. Mamoneo del bueno durante 90 minutos que solo Mbappe trató de maquillar. Ambas en octavos, Francia en el lado complicado del Mundial. Dinamarca, carne de cañón para croatas. Esperemos que Francia mejore en rendimiento e imagen de estos 3 partidos al duelo contra Argentina, porque si no ambas selecciones, daneses y franceses, se irán a casita pronto.


Argentina: no saben ni ellos cómo han clasificado, pero ahí están, en octavos. Y estos cabrones pasan la fase de grupo dando pena y todavía campeonan. El partido contra Francia será difícil, no pondrán tantas facilidades como Nigeria y tocará ver qué hace el DT argentino, Messi, para frenar a la avalancha bleu.


México: la imagen contra Suecia fue paupérrima si vemos de dónde venían, pero realmente está en la media de lo que se podía esperar antes del Mundial. Se medirán a Brasil y posiblemente ahí se quede todo, pero nos han dado alguna que otra alegría en este Mundial y eso ya es suficiente. Mucho que mejorar si quieren frenar a la canarinha.


Suiza: empezaron muy fuerte empatando contra Brasil, bajaron un poquito el pistón con el 2-1 sobre Serbia y contra Costa Rica hubo fases donde les dominaron. Se medirán a Suecia y es muy probable que se vayan fuera si la cosa no cambia. Pintaban a poder dar un poquito más y cada vez están dando un poquito menos.


Colombia: no juegan a nada, James está muerto y el resto está siendo pura suerte. El combinado cafetero no permanecerá mucho más tiempo en territorio ruso si su juego sigue por el mismo camino. Tienen 5 días para remediarlo, pero todo apunta que no podrán hacer frente al león que se les viene encima.


Japón: una cenicienta en la siguiente ronda. La tontería de los 6-7 cambios en la alineación del tercer partido ha sido lamentable. Por poco se quedan fuera. Lo cierto es que durarán un partido más. Se esperaba un poquito más de ellos juntando tanto talento en el centro del campo, pero tiene muy poquita cosa, lo justito.


Bélgica e Inglaterra: partido feo, de suplentes y con dos equipos que no querían ganar. No podemos tomarlo como representativo de lo que son ambas selecciones. Espero mucho de ellas, de ambas, pero tendrán que volver al nivel de los dos primeros partidos, cosa que no dudo.


Nos dejan selecciones como Egipto, Costa Rica, Serbia, Polonia, Panamá o Túnez, de las que esperábamos un poquito más. También selecciones como Arabia Saudí, Marruecos, Irán, Islandia, Nigeria, Australia, Perú, Corea o Senegal que han rendido por encima de lo esperado aunque no hayan conseguido la clasificación. Y eso que equipos como Irán, Islandia, Nigeria, Australia o Perú han jugado suficientemente bien como para pasar, pero ha habido 2 selecciones en su grupo con más suerte que ellas.


thumb_5b369953283e0_1530304851.jpg


Pero sin duda la “alegría” la ha dado Alemania. Un equipo que hace 1 año reventaba la Copa Confederaciones con una selección jovencísima y talentosísima, todos vaticinábamos un futuro impresionante para los germanos y resulta que vienen al Mundial con una selección envejecida, respetando viejas glorias, dejando fuera a gente como Sané, poniendo a un Neuer recién recuperado de su lesión bajo palos por delante de, por ejemplo, Ter Stegen. Cambios constantes en el centro del campo porque nada salía. Un esperpento. Alemania se va a casita, perpetúa la Maldición del Campeón y nos regala a todos una valiosísima lección: adáptate o muere.


Menudos octavos de final nos han quedado: Uruguay contra Portugal, Francia contra Argentina, Brasil contra México y Bélgica contra Japón. De estas 8 saldrá un finalista que tendrá que enfrentarse al que salga victorioso de los España contra Rusia, Croacia contra Dinamarca, Suecia contra Suiza y Colombia contra Inglaterra.

Hoy toca descansar, pero mañana vuelve el Mundial y nos dejará mucho tiempo a descansar.