¿Qué le ocurre al Valencia esta temporada?

El inicio de temporada del Valencia no está siendo el esperado a nivel deportivo. En la capital del Turia han vivido los dos últimos veranos de formas muy diferentes, casi antagónicas, tanto por sensaciones como por las consecuencias que el destino les tenía preparadas.


Si en 2017 el verano estuvo marcado por una pretemporada en la que la ilusión estuvo comedida por resultados y fichajes que llegaron casi sobre la bocina (creando más dudas que expectativas), esta vez, en cambio, los resultados no fueron tan positivos pero a nivel de incorporaciones y decisiones de mercado la ilusión se instaló nueva nuevamente en Mestalla.


5ba21c0aab224_1537350666.jpg


Tras firmar una buena temporada 2017/18 que confirmó, entre otras cosas, la participación esta campaña en Champions League el proyecto debía seguir mostrándose sólido tanto a nivel deportivo como institucional. Y eso parecía en verano. El Valencia mantuvo a piezas claves como Rodrigo Moreno y Dani Parejo, mantuvo a golpe de talonario a otros como Kondogbia y Gonçalo Guedes (con más suspense que tranquilidad), y fichaba a grandes jugadores como Wass, Gameiro o Batshuayi que presentaban al cierre de mercado un proyecto de lo más interesante.


Sin embargo, comenzó la temporada, echó a rodar el balón en La Liga 2018/19 y los resultados no acaban de acompañar y quedan lejos de lo previsto. Tras 4 jornadas ligueras disputadas, el Valencia no conoce la victoria. A los empates frente Atlético de Madrid (1-1), Levante (2-2) y Real Betis (0-0) se le suma la derrota frente al Espanyol (2-0) que establece un porcentaje de puntos bajo con 3 puntos de 12 posibles.


5ba21d030f0f1_1537350915.jpg


Pero, si se ha mantenido el bloque que generó buenos resultados e ilusión, si se ha reforzado la plantilla con fantásticos futbolistas, ¿por qué no arranca el proyecto valencianista? A continuación, una serie de detalles para destacar:


  1. Sequía goleadora.

    Pese a que a la plantilla han llegado refuerzos ofensivos de buen nivel como Gameiro, Batshuayi o Cheryshev, y se han mantenido jugadores clave como Rodrigo Moreno, el equipo no ha arrancado a nivel goleador. El Valencia sólo suma 3 goles en 4 partidos. Una cifra pobre de goles que, evidentemente, están lastrando la dinámica de resultados del equipo en la tabla clasificatoria en Liga. Afinar la puntería será uno de los grandes puntos a mejorar en próximas semanas, ya que, al fin y al cabo, el fútbol se trata de ganar, de marcar más goles que el rival. Sin embargo, pese a tener buenos referentes arriba, la puntería sigue sin ser lo suficientemente efectiva como para tener un buen rendimiento.


  2. No conoce la victoria en Liga tras 4 jornadas.

    Evidentemente, el proyecto está en construcción, en asentamiento, y el rendimiento es lógico que no sea el mismo que en los próximos meses de abril y mayo. Sin embargo, haber sumado sólo 3 puntos de 12 posibles, hace que el Valencia haya perdido ya 9 puntos que, quién sabe, pueden ser determinantes a la hora de conseguir, o no, los objetivos marcados a final de temporada. La sequía goleadora (comentada en al punto anterior) sumada a ciertos errores defensivos son puntos que deben mejorarse para que pronto llegue la primera victoria de la campaña para, a partir de ahí, comenzar en dinámica ascendente que comience poco a poco a asentar ideas, calmar las aguas e ir confeccionando la unión perfecta entre las diferentes partes para que el Valencia acabe la temporada de la mejor forma posible.


  3. Grandes fichajes, pero con su respectiva adaptación.

    El Valencia se ha reforzado con jugadores de primer nivel que, por un lado, puede leerse como un aspecto positivo pero que, por otro lado, puede suponer una adaptación necesaria que no siempre es rápida y efectiva a corto plazo. Jugadores como Wass, Batshuayi, Cheryshev, Guedes, Kondogbia, Gameiro o Diakhaby han reforzado de forma notable un proyecto que aspira a grandes cosas. Sin embargo, muchos de ellos son caras nuevas que deben adaptarse, por muy buenos jugadores que sean, y todavía falta que algunos engranajes consigan la cadencia perfecta para que funcionen en el esquema de Marcelino.


  4. Piezas claves se han quedado.

    El Valencia ha conseguido dos puntos favorables, a priori: buenos fichajes y piezas claves del curso anterior que continuan. Sin embargo, el esfuerzo del club por retener a jugadores como Rodrigo, Parejo o Carlos Soler, más otros que ya estaban (pero que han tenido que pagar por su continuidad) como Guedes o Kondogbia, abría un posible problema: que no rindieran como la pasada temporada. Y está ocurriendo en este primer tramo de temporada en algunos casos. Rodrigo ha bajado su presencia goleadora, la figura del capitán Parejo empieza a ser cuestionada (otra vez), Guedes todavía no ha tenido tiempo de empezar a rendir (llegó tarde en el mercado de fichajes) y Soler parece no estar en el lugar que más le beneficia sobre el terreno de juego. Un factor, el de depender en exceso del curso anterior, que puede convertirse en un problema y que será una de las claves para que el proyecto 2018/19 arranque su productividad.


  5. Temporada de mucha exigencia.

    La ilusión está implantada en Mestalla por la vuelta a la Champions League, pero a nivel deportivo la plantilla y el proyecto deben estar listos y preparados para ello, para que al menos los resultados no condicionen la dinámica y finalmente dictaminen una sentencia negativa para los de la capital del Turia. El inicio liguero no ha sido positivo, y bien es cierto que no ha estado condicionado al físico por un hipotético cansancio por carga de partidos que si puede llegar más adelante. Por ello, antes de que la situación se complique más en el ámbito deportivo, la puesta a punto debe seguir perfeccionándose para que el Valencia rinda lo mejor posible en cada una de las tres competiciones que, desde ya, estarán en juego en futuros meses.



Artículo realizado por Esteban Gómez (@mirondo9)