Las opciones silenciosas del Valencia esta temporada

El Valencia está firmando una buena temporada. No excelente, ni de diez, pero muy buena. Positiva. Seguir con opciones de entrar en puestos de Champions League, siendo finalista de Copa del Rey y seguir latiendo en Europa League, de forma conjunta, forman un más que meritorio curso deportivo. No sacar un diez en un examen no es la excelencia, pero nadie dudará que obtener una puntuación de notable (bajo o alto) es digna de al menos más de un aplauso. Y ese es el caso del conjunto valencianista.

5ca20de0417ba_1554124256.jpg

Sin embargo (quizás forzado por el parón de selecciones), en tierras valencianas ha habido muchas tertulias en las últimas semanas orientadas a las celebraciones del Centenario y de la próxima Final de Copa del Rey contra el Barcelona. Tertulias que han podido ser importantes. Tertulias que evidentemente en el ámbito valencianista han podido tener cierta relevancia para el aficionado. Pero sin embargo, se ha escondido una (preocupante) sensación de que no hay vida más allá, de que no hay nada más importante que la vuelta del club a una final copera. Por suerte para sus intereses, hay otros horizontes muy atractivos que deben ser valorados como tales y que parecen estar olvidados a nivel mediático.

El Valencia está a sólo 3 puntos y puede clasificarse para la próxima edición de la Champions League. El Valencia sigue vivo en Europa League y tiene una eliminatoria ante el Villarreal que es viable, accesible, posible de superar. Dos objetivos que siguen vivos, que siguen latentes a nivel deportivo, que siguen permitiendo al valencianismo soñar con una temporada más que notable. Sin embargo, parecen objetivos o escenarios aparcados a un lado. Hay vida más allá de la Final de Copa del Rey contra el Barcelona.

El punto de inflexión fue una realidad y lo que parecía una temporada gris ha ido adquiriendo color con el paso de las semanas. No se trata de un color intenso, ni saturado. Más bien colores pastel, con ciertos degradados, pero agradables, alejados del gris oscuro que preocupaba hace un tiempo en la capital del Turia. Y es por ello que debe valorarse como tal, como algo positivo. Es por ello por lo que se debe seguir teniendo en cuenta. Son opciones reales, opciones matemáticas, opciones objetivas. Siguen latiendo de forma vital. ¿Por qué no tienen la relevancia mediática que deberían cuando pueden ayudar a sumar para que la temporada blanquinegra sea considerada un éxito notable?

5ca20de8332a1_1554124264.jpg


Pongamos el hipotético caso, la quimera deportiva, de que el Valencia se proclama campeón de Copa del Rey y de Europa League, y se clasifica para la Champions League mediante su posición en la tabla liguera. Sería un temporada mayúscula. Y, ¿sabéis qué? Matemáticamente es posible. Existen opciones reales de que ocurra. No quiero exponer la idea de que vaya a ocurrir sí o sí, pero las opciones están ahí, siguen ahí, y me parece un error focalizar todo mediáticamente al torneo copero contra el Barcelona. Sobre todo porque puede parecer que los otros objetivos son menores, tienen menos relevancia, son menos importantes, y ni mucho menos.

El otro punto de vista, claro, es tomar ese segundo plano mediático para lo que popularmente llaman 'ir de tapados'. No darle la relevancia real para que el tema no tenga foco, no tenga escaparate ni publicidad, pero que siga adelante, siga silenciosa y sigilosamente recorriendo su camino innato y acabe en éxito rotundo.

Ocurra, o no, la temporada del Valencia ya está siendo muy positiva.


 Artículo realizado por Esteban Gómez (@mirondo9