Remontada de Scudetto del Inter

El pasado domingo se disputó un ‘Derby della Madonnina’ de grandes emociones: seis goles y una reacción letal por parte de los ‘nerazzurri’ para el 4-2 final. Inicialmente las cosas empezaron perfectas para el gran esperado Zlatan Ibrahimovic, en la primera parte el sueco demostró que con 38 años todavía puede ser determinante anotando un gol y dando una asistencia para el 0-2 parcial al final de los primeros 45 minutos. Es verdad que Padelli no estuvo fino y con Handanovic (estaba lesionado) las cosas seguramente habrían ido en otra dirección pero la reacción de los chicos de Antonio Conte fue notable. En apenas 10 minutos empataron el partido y demostraron que tienen el hambre necesaria para arrebatar la liga italiana a una Juventus que se ha demostrado débil en Verona.

5e42d76045512_1581438816.jpeg

Precisamente por cómo se desarrolló el duelo puede suponer una mayor inyección de moral para un Inter lanzado. Remontar con tanta facilidad después de hacerlo tan mal en la primera parte les sirvió para darse cuenta que cuando van al 100% son capaces de ser imparables. Cierto que la gran remontada fue ante un Milan al que ya sacan 22 puntos en la tabla, pero las sensaciones al inicio del choque y la presión alta de los chicos de Pioli demostraron que no iba a ser fácil pasarles por encima. Por si fuera poco la gesta llegó sin Lautaro (sancionado) y sin aprovecharse de Eriksen (empezó suplente y salió en los últimos minutos). 

Una de las cosas de las que más orgulloso estará Conte es que los cuatro goles llegaron de cuatro jugadores diferentes y de distintas formas: un golazo de Marcelo Brozovic con una volea fuera del área, un buen disparo de Matías Vecino tras asistencia de Alexis Sánchez atacando el espacio, Stefan De Vrij en una jugada a balón parado y la guinda con un Romelu Lukaku que no se cansó de luchar durante todo el partido. Un grupo homogéneo en el que todos siguen las directrices de su entrenador, todos van a una. Y esta es la gran diferencia que se demuestra esta temporada en Italia entre los dos líderes: si de una parte el credo de ‘Antoniocontismo’ no se discute, el ‘Sarrismo’ está muy lejos de convencer a la plantilla ‘bianconera’. Una diferencia de mentalidad que se ha podido ver de forma notable este fin de semana precisamente cuando los ‘nerazzurri’ han igualado a puntos a los de Turín.

Pero la figura que sale más que reforzada del fantástico duelo de San Siro es la de Lukaku. En su primera temporada ha logrado anotar en los dos derbis disputados y ya suma 17 goles en Serie A (21 en toda la temporada). Su celebración final poniendo la camiseta en el banderín del córner a forma de estandarte ha sido portada en todos los periódicos del país y es que sus gestos hacia la afición del Inter han enamorado a los tifosi. Por si fuera poco, el gigantón ya ha aprendido italiano a la perfección y es otro pequeño detalle que le ha servido para involucrarse para un proyecto más que ilusionante. Y es que con un Romelu así, ¿quién se acuerda de Mauro Icardi?