La joya europea que te hará sentir descolocado

Los tiempos cambian y las generaciones evolucionan. La historia de la humanidad, en resumen. En materia de fútbol, como en la vida, también ocurre. Hablemos de Joao Félix, la última gran perla del fútbol portugués, la última gran joya del Benfica. Tiene 19 años y ya es considerado uno de los jugadores más deseados por las grandes potencias por su rendimiento, primero, y por el buen futuro que (parece) tiene por delante.

5cb7014255077_1555497282.jpg

¿Recuerdas cómo era tu vida a los 19 años? Joao Félix es una estrella emergente del fútbol europeo y mundial. Seguramente, muy alejada a nuestra realidad a esa edad. Uno de los protagonistas del mercado de rumores desde hace meses siendo, parece ser, objetivo de clubes como Real Madrid, Manchester United o Juventus. Los grandes ya saben quién es, y no es casualidad.

Joao Félix es una de las grandes sorpresas de la temporada en el fútbol continental y su nombre, seguramente, te sonará recientemente por su fantástico partido en Europa League contra el Eintracht de Frankfurt. La eliminatoria entre portugueses y alemanes era una de las más esperadas por la igualdad que se preveía desde el primer momento en el que surgió el emparejamiento en el sorteo. Y no defraudó. Los lisboetas cogieron ventaja en la Ida (en el siempre espectacular estadio Da Luz) gracias, entre otras cosas, a un Joao Félix que firmó su primera gran noche en Europa. Sí, con 19 años, ejerciendo de líder, dando la cara, tirando de un carro deportivo que hizo sucumbir al combinado germano.

Es una joya, una perla, y una promesa que empieza a coger peso deportivo, que comienza a ganar poder mediático. Pero su carita de niño no engaña a nadie. Empieza a tener cifras y registros de jugador a seguir, de futbolista a tener en cuenta, pero su físico a pocos deja indiferentes. “¡Pero si es un crío!”, me aseguraba sorprendida una persona cercana a mí viendo su hat-trick frente al Eintracht de Frankfurt. Un chico, un muchacho, que seguramente hará vida de adolescente cuando sus horas de jugador del Benfica finaliza. Sus tardes, sus momentos libres, sus ratos para ocio, muy posiblemente estén repletos de actividades que hicimos nosotros en su día, que hará cualquier adolescente en la actualidad. ¿Fortnite, redes sociales, música? Quizás las pistas vayan por ese camino, pero con la única diferencia de que cuando se calza las botas se convierte en un jugador seguido por millones de personas en Lisboa, en Portugal, y en el planeta entero.

Unas líneas arriba hablábamos de su explosión deportiva que, evidentemente, ha supuesto un crecimiento de popularidad y reconocimiento. Y partidos como el que vivió y firmó en Europa League ayudan muy mucho a que su nombre siga escribiéndose en negrita en el fútbol actual del viejo continente. Ídolo de masas, con miles de seguidores en redes sociales, pero un chico que está viviendo un sueño. La celebración de su tercer gol en Europa League, un ejemplo. Un muchacho emocionado, rodeado de adultos que le arropaban como reconocimiento a lo que está firmando. Un adolescente que no pudo reprimir su emoción al darse cuenta, en pleno éxtasis del estadio Da Luz, que estaba firmando posiblemente el mejor partido de su (corta) trayectoria.

5cb700987a015_1555497112.jpg

Joao Félix firma semanalmente sus primeros pasos como jugador profesional, pero su rendimiento empieza a ser muy importante, relevante, comienza a despuntar con palabras mayores y es imposible no hacerse eco de lo que está consiguiendo. Uno puede no seguir el día a día del Benfica, puede incluso no seguir en distancias corta el rendimiento semanal del conjunto lisboeta, pero cuando se entera del resultado del equipo muy posiblemente (cada vez más) se crea una pregunta de forma automática: ¿habrá marcado Joao Félix?

El Benfica tiene nuevo ídolo, tiene nueva perla, y Europa empieza a ser consciente. ¿Seguirá en el equipo la próxima temporada, seguirá en Portugal? La incógnita cada vez es más grande. Las máximas potencias del fútbol europeo cada vez son más conscientes, y la pregunta sigue creciendo.