Alemania impone su ley

Los alemanes se impusieron a Chile gracias a un gol de Lars Stindl tras un fallo de Marcelo Díaz. 
 

595a0df82014a_1499074040.jpg

Tenía mucha razón Gary Lineker cuando pronunció la célebre frase de “El fútbol es un deporte de once contra once en el que siempre ganan los alemanes”. El fútbol teutón cierra una semana especial, después de haber conquistado la Copa Confederaciones y el Europeo sub21.

Más mérito se le debe dar al título conquistado, cuando la selección alemana llevó a Rusia un equipo repleto de jóvenes jugadores sin ninguno de sus pesos pesados. Las ausencias de los Hummels, Neuer, Toni Kroos o Müller no ha sido ningún impedimento para un equipo que ha rayado al más alto nivel.

El partido empezó con una selección chilena que tiró de corazón, su rasgo más característico, para tratar de intimidar la joven selección alemana. El empuje del conjunto de Juan Antonio Pizzi quedó en balde tras el fallo de Marcelo Díaz que supuso el primero gol alemán. Robo en la frontal del área que aprovechó Timo Werner para ceder a portería vacía el balón a su compañero Lars Stindl.

A partir de ese momento el partido se puso como quería Alemania, el conjunto chileno seguía atacando con más corazón que cabeza, mientras que el conjunto teutón desarbolaba la defensa rival al contraataque de la mano de un excelente Julian Draxler.

Pese a que Chile tenía la posesión, Alemania tenía las oportunidades más claras. A medida que pasaban los minutos, y la selección de Juan Antonio Pizzi veía como se le escapaba el partido, fue subiendo la dureza en las entradas e interrumpiéndose un partido que requirió en varias ocasiones del VAR.

Chile pese al arreón final no pudo poner las tablas en el marcador. La Alemania campeona del mundo confirma en la Copa Confederaciones por qué ostenta el cetro del fútbol actual, en el Munidal de Rusia 2018 deberá reafirmar su supremacía.