Los primeros destellos de la Juve de Sarri

Comenzó la aventura para la ‘Signora’ en la Champions League 19/20 con una sensación extraña. Por una parte se vio una mejoría notable en el juego que les permitió ponerse por delante 0-2 en casa de todo un Atlético de Madrid, pero por otra, se vio una fragilidad defensiva en balón parado que permitió el empate final de los colchoneros. Lo peor que es que lo segundo no es nuevo, porque ya ocurrió lo mismo contra el Napoli hace unas semanas aunque en esa ocasión al final se salvó en el último momento gracias a un error de Koulibaly.

5d83af161e4d1_1568911126.jpg

En lo positivo hay varias cosas que destacar, y es que que a pesar de que Maurizio Sarri pasó el inicio de la temporada en la cama por culpa de una pulmonía, las mejorías en la forma de tratar el balón respecto al año pasado ya se notan y mucho. Los ‘bianconeri’ tuvieron tramos de dominio y lo hicieron gracias a una muy buena lectura del rival: Cuadrado dentro y no Bernardeschi para jugar en 442 ‘a espejo’ del Cholo. Lograron ponerse 0-2 gracias a un gran gol de Cuadrado y a un buen cabezazo de Matuidi pero lo mejor es que se vio a un equipo sólido y qué sabía que hacer. Sin embargo, luego llegó el empate y en Italia casi todos los medios coinciden en dar un titular a lo ocurrido: ‘Peccato (qué pena). Y lo dicen porque se vieron muy pocos fallos en una Juventus en la que hubo buenos movimientos de los futbolistas en el campo con la pelota, una optima presión arriba, participación colectiva en las jugadas y una sensación de mandar en el partido notable. Todo esto se resume en decir qué mostraron un alto nivel y en qué además lo hicieron sin socorrer a un Cristiano Ronaldo que tuvo en sus pies la ocasión para el 2-3 en el descuento, y la falló.

Haber conseguido la victoria en casa de uno de los rivales que más intensidad mete a los partidos hubiera sido un golpe sobre la mesa importante para el nuevo proyecto ‘juventino’. Por eso que ha sido un verdadero ‘peccato’ no empezar con 3 puntos en el grupo. Una pena porque si el empate llegó no fue por acciones bien enlazadas por los locales, fue por acciones a balón parado. Un cabezazo de Savic tras un lance ganado por Giménez y un córner colgado al área de forma extraordinaria por Trippier que Herrera remató a la perfección. Dos errores en las marcas y se fue al traste todo lo conseguido minutos atrás. Un problema ya identificado porque de los 5 goles recibidos en lo que va de año futbolístico, 4 han sido de esta forma. Pero si vamos al año pasado es algo que en Champions League ya ocurría, de los últimos 12 goles recibidos en esta competición, 9 son tras una falta o un córner. 

En definitiva, la impresión que deja el primer choque internacional oficial de la JuventusSarrista’ es muy buena a pesar de los fallos atrás. Seguramente no es igual de espectacular y divertida de ver como lo era el Napoli que luchó por el Scudetto hace dos años, pero el espectador neutral disfrutará con este proyecto. Ahora para convertirse en un favorito real para ganar la Champions hay que mejorar end defensa porque en esta competición con un error estás fuera, y si no que se lo pregunten a Allegri.