El Inter se muestra implacable en el ‘Derby della Madonnina’

Marcaron Brozovic y Lukaku en el segundo tiempo para un 0-2 final que pudo ser mucho más contundente, por una parte gracias a que Donnarumma realizó un par de paradas de mérito y por otra porque el larguero primero y el palo después evitaron los tantos de Politano y Candreva. Los ‘nerazzurri’ fueron un vendaval en el ‘Derby di Milano’ y aplastaron tanto al Milan en su propia área que solo fueron capaz de salir a la contra en contadas ocasiones y de hecho, solo tiraron una vez a puerta en noventa minutos.

5d8742e2c160d_1569145570.jpg Respecto al planteamiento de juego, Conte acertó en todo. En primer lugar en la intensidad, ahora muchos entendemos porque al equipo le faltaba esa chispa contra el Slavia de Praga, las fuerzas estaban centradas en dar un golpe sobre la mesa este sábado. Futbolistas como Godin, Brozovic, Barella o Asamoah ganaron todos los duelos individuales y su mayor presencia en el centro del campo supuso un dominio sin contemplaciones. Si el resultado se fue al descanso 0-0 fue solo mérito del portero ‘rossonero’. 

Tácticamente la clave del choque fue en la presión alta generada por los hombres de Antonio. Los tres del medio del campo del Inter no dejaron sacar ningún balón limpio a Kessie, Çalhanoglu o Biglia (sobre todo a este último). Esto precipitó numerosos errores por parte del equipo que ejercía de local en el derbi que cuando se quería dar cuenta ya tenía a los carrileros rivales a la altura de área propia. Y claro, sin apenas opción de generar fútbol, arriba Piatek quedó aislado y sin apenas opciones de tirar durante todo el partido.  

La única nota positiva para el equipo de Giampaolo fue el debut de Rafael Leao, el ex-delantero del Lille de 20 años se movió con desparpajo en las pocas oportunidades que tuvo y su velocidad puso en algún aprieto a una defensa a 3 fantásticamente organizada. Fue de los pocos que se salvaron en un Milan muy gris, junto a él, Donnarumma y un Theo Hernández que fue el único que metió en dificultad a una zaga interista dominada por un gigante Diego Godín. El uruguayo parece que lleva toda la vida jugando para la ‘Beneamata’ porque comanda sobre De Vrij y Skriniar con una solvencia notable. 

En resumen, fue un derbi sin mucha historia en cuanto a combatividad, con un equipo muy superior en el campo que en su primer partido ‘grande’ de la competición se mostró temible. Los de Antonio Conte se plantan líderes con 12 puntos de 12 posibles, 9 goles anotados y tan solo uno recibido en cuatro encuentros. Pero sobre todo con la sensación de que este grupo va a tope con su entrenador, y si no basta ver la celebración de Lukaku en el 0-2. El ‘Antoniocontismo’ ya funciona en el Inter pero los rivales duros solo acaban de empezar: Lazio, Barcelona y Juventus antes del próximo parón de selecciones.